Search

¿La publicidad? Mezclada, no agitada

Un servidor ha tenido una época, en la que le daba al frasco más de lo que le hubiera gustado. Por unas razones o por otras, he dejado de beber (¡ojo! entre semana, no jodamos…) al mismo tiempo que he dejado de ver publicidad. Digamos que me estoy desintoxicando. Vamos, que ando en mi Alcohólicos Anónimos particular. Por eso, ahora no me importa ponerme delante de todos vosotros y decir: Me llamo David y bebo publicidad.

Sí. Bebo publicidad. Porque por si no lo sabíais, la publicidad tiene sus categorías como la bebida. Están las primeras marcas. Esos gran reserva que se disfrutan con gusto y que la gran mayoría de las veces, están fuera del alcance de muchos.



Los garrafones varios, que en su momento los consumes, pero cuando pasa un tiempo… te cagas en todo. Y en ellos también. Con dolor de cabeza. Y arrepintiéndote de haber mojado el bigote.


Por otro lado, encontramos los espumosos, como cavas, champanes y sidras, con sus respectivos benjamines. Estas bebidas, no conviene mezclarlas, por eso cuando se van a consumir, se hace centrándose uno sólo en ellas, olvidándose de las consumiciones habituales.

Luego están los que se destilan su propia bebida. Esos Juan Palomo, que se curran todo el proceso. La suerte. Los contactos. La pasión por su trabajo. Son muchos los ingredientes que, tras mezclarlos, pueden hacer que les salga de puta madre. ¡Preparad las copas! O que el alambique decida explotar y mandarlo todo a tomar vientos. Y entonces no habrá Homer Simpson que valga para tapar vuestro desastre.

Ten claro que no hay barón de la birra que por cien años dure ni B12 que te saque de una pausa publicitaria de Antena 3.

El verdadero problema es cuando para los anunciantes, ciertos canales televisivos se convierten en una auténtica barra libre de boda. Puedes beber todo lo que quieras hasta cierta hora, pero coño, si pagas… ¡metámosle minutos al asunto!.

Pero recuerda, con la publicidad ocurre lo mismo que con el bebercio. Cuando te pasas, puede que te siente mal. Que hasta vomites. Que te sature esa marca. Que la aborrezcas. Si ya lo dicen ellos mismos, los de los alcoholes digo. Se aconseja el consumo con moderación…

Por David Fernández para elrincondelpublicista.com
Puedes conocerle mejor y visitar su flamante blog pinchando aquí

1 Comentarios:

diseño folleto dijo...

Uno de los artículos más curiosos que he leído últimamente.

Publicar un comentario en la entrada

Muy Buenas amig@,
Anímate y déjanos tu comentario...
Estamos deseando saber tu opinión...

2007 Copyright © El Rincón del Publicista™
Created and Designed by Javier Píriz Welcome to the Big Ad Family Follow Us