Search

¿Odiamos la publicidad?

Odiamos la publicidad. Pero la necesitamos. Me atrevo a afirmar que no podríamos vivir sin ella.

Una de las primeras reglas básicas que aprendí fue que “La publicidad no crea necesidades, las investiga.” Así de imperativa, cual testamento divino. Nunca he sido muy fanático de los mandatos extraterrenales así que poco a poco empecé a cuestionar esta divinidad.

Los que sabemos un poco de publicidad y conocemos a Bill Bernbach podemos llegar a entender que esta afirmación tenga algo de sentido. La sociedad evoluciona a un ritmo frenético y nosotros, engordados por el ego de nuestra profesión, pretendemos seguir trabajando en estamentos caducados. Mucho más cómodo.

Cuando la sociedad empezó a tener el privilegio de poder escoger, las marcas se vieron obligadas a diferenciarse. Debían buscar cual era su beneficio para así poder convertirlo en objetivo de comunicación y, convencer a la masa, de que su producto era mejor.

-Lava más blanco.

-El más elegante.

-El más funcional.

Funcionó. Vendimos e hicimos crecer a nuestros clientes. Pero como todo, este formato llegó a su fin. Bienvenidos al mundo de la emotividad efectiva.

El mercado creció y nosotros, como expertos analistas de la sociedad de consumo, nos dimos cuenta de que no era suficiente vender anunciando el beneficio del producto. Tuvimos que estrujarnos los sesos y deducir que había que engañar de otra manera. Por qué no llegarles al corazón?

-La mejor experiencia.

-Siempre a tu lado.

-Tu eres el protagonista.

Interesante no? Adueñarnos del ego de las personas ha estado muy bien. Ha sido muy divertido. Hemos hecho creer a la gente que por llevar nuestros productos serían diferentes. Podrían competir.

La verdad es que se me hace gracioso. Como niño que creció con la televisión educándome cada día tengo que admitir que también me la colaron. Yo le pedí a mis padres las Nike Jordan, el castillo armado de Famoville y, cuando crecí un poco el champoo de H&S. Si, ese.

La verdad es que ninguno de esos productos me hicieron crecer. Bueno en realidad si que algo creció, mi ego, en el patio del colegio, con las Jordan bien calzadas. Nos sentíamos bien.

Ahora me pregunto, Qué hubiera pasado si alguno de esos productos me hubiera enseñado a crecer como persona? Me ha costado entender que a la sociedad de consumo no le interesa una población que “piense” pero, enserio? NADIE?

Si hoy una marca hubiera investigado mis necesidades como ser humano y no como animal de consumo, igual estaríamos hablando de otra cosa.

Hablo de una publicidad que trabaje de la mano con sus clientes para mejorar la experiencia humana. Hablo de una publicidad que no engorde la debilidad de la persona. Hablo de una publicidad que expanda los logros del ser humano.

Hoy por fin se ven cosas que están destinadas a perdurar en el tiempo y a ser recordadas no como “aquel anuncio” sino como “aquella hazaña”.

Hasta que no entendamos que la publicidad lleva toda su historia creando necesidades, no nos daremos cuenta de que estamos destruyendo a un consumidor haciendo que cada día nos odie un poco más. Hasta el punto que no nos escuche y nuestro mensaje se vuelva tan vacío como el de los políticos.

Entonces se acabará todo y, como dice el poeta, “Trabajaremos en una industria de chulos que nos convierte en prostitutas.”

Por Javi Orovio para elrincondelpublicista.com
Puedes disfrutar de su blog y consultar el post original haciendo click aquí

6 Comentarios:

Alonso Trenado dijo...

Love the people, not the product :) uno que algún día soñó con hacer publicidad te saluda. Buena entrada.

Imperfectas dijo...

no hay que esperar, el futuro ya está aquí. La marca #Evax nos insulta diciendo que olemos mal y se inventa una compresa devorolor. Me consta que ha recibido numerosos mensajes de crítica y lejos de rectificar lanzan un segundo anuncio todavia MÁS insultante ¿de verdad están vendiendo más?

Anónimo dijo...

Joder, que necesitada está la publicidad de gente con las ideas tan claras...

Anónimo dijo...

Buen artículo, pero no me convencen tus conclusiones.

Es verdad que si las marcas se preocuparan más de las personas que de vender, al final venderían más. Pero no creo que la publicidad cree necesidades. Las necesidades están en cada uno de nosotros, la necesidad de destacar, de diferenciarnos, de sentirnos valorados. La publicidad se dedica a aprovechar esa debilidad del ser humano y vender productos. Es mi opinión, puedo estar equivocado.

Por cierto... "vendimos HE hicimos crecer a nuestros clientes..."???. Menos mal que no he dejado de leer, me hubiera perdido una buena reflexión.

Anónimo dijo...

Yo creo hace mucho que las marcas "son personas" y que la gente no odia la publicidad sino el comportamiento de las marcas. Especialmente cuando se comportan de forma obsoleta, es decir, con canales unilaterales, sin conversación abierta y sin entender que las marcas dejaron de ser propiedad exclusiva de las empresas desde la inclusión de las RRSS. Por ejemplo: El caso GAP y su nuevo logo.

La gente odiamos las malas formas y la falta de fantasía, inteligencia e inducción. Un gran problema es que mucha de la publicidad que "de verdad" sale al aire no es publicidad (dotada de esa creatividad e inducción que nos dejan "algo que resolver"-como un buen chiste) es INFORMACIÓN. Proporcionada por los departamentos de finanzas y los hombres de marketing que dejaron de dimensionar la parte emocional de las relaciones humanas y que ostentan el poder de las empresas. Son literales y se comportan como el tipo que te invita a cenar y en el primer plato ya te está insinuando que quiere acabar en su apartamento teniendo sexo Solo quieren TRANSAR. Todo es precio y "comprar" voluntades. Todo es Retail. Todos pasamos la vida vendiendo "cosas": Padres a hijos, novios a novias, hermanos a hermanos, curas a feligreses. GHANDI, MARTIN LUTHER KING, y hasta HITLER, aunque no nos guste, fueron "vendedores" increíbles. Y de eso se trata la publicidad, de vender cosas que no se tocan, porque todo lo demás o se iguala o se supera en algún momento. "En la fábrica hacemos botes de cremas, en la tienda vendemos esperanzas". Conocido presidente de una marca de cosméticos.

tuenti dijo...

Estoy de acuerdo, es una relación amor- odio

Publicar un comentario en la entrada

Muy Buenas amig@,
Anímate y déjanos tu comentario...
Estamos deseando saber tu opinión...

2007 Copyright © El Rincón del Publicista™
Created and Designed by Javier Píriz Welcome to the Big Ad Family Follow Us